Nuestro centro

Historia

Cuando el Fundador de la Congregación de Hermanas del Santo Ángel de la Guarda está realizando la apertura de distintos Centros Educativos en Andalucía, no sabe que la fama de su Obra ha llegado hasta Gijón. Requerido, pues, por personas preocupadas por la educación de la juventud en esta ciudad asturiana, llega hasta estas tierras desde el Sur de España. Corren tiempos difíciles, pero sabe poner tesón y energía cuando el entusiasmo no es suficiente. Y, sobre todo, confía en Dios, a quien remite todos sus afanes.

Las primeras Hermanas han llegado a España hacia 1864. Han pasado algunos años desde entonces y corre el 1878. Ahora llegan a Gijón cinco de ellas acompañadas por la Hna Santa Eufemia, generosa, entusiasta… Se alojan eventualmente en una casa de la Plazuela de la Soledad, en el barrio de Cimadevilla. Comienzan sus primeras actividades en un edificio de la calle San Antonio, pasando luego a otro en las inmediaciones de la Plaza del Sur.

Las primeras Hermanas han llegado a España hacia 1864. Han pasado algunos años desde entonces y corre el 1878. Ahora llegan a Gijón cinco de ellas acompañadas por la Hna Santa Eufemia, generosa, entusiasta… Se alojan eventualmente en una casa de la Plazuela de la Soledad, en el barrio de Cimadevilla. Comienzan sus primeras actividades en un edificio de la calle San Antonio, pasando luego a otro en las inmediaciones de la Plaza del Sur. Pero los espacios eran insuficientes y hubo que buscar un local más amplio. En esos momentos se ofrece en arrendamiento el Palacio de la familia de Don Pedro Valdés, y el Fundador ve la solución, tomándolo en alquiler y convirtiéndolo en Centro Educativo.

El Colegio del Santo Ángel de la Guarda se alberga en este Palacio de los Valdés desde, aproxima-damente, el año 1880. El Fundador (Padre Luis Ormieres) tomó tanto cariño a la ciudad de Gijón y a este Centro Educativo en particular, que hasta la muerte le tuvo que venir a encontrar en su humilde habitación del colegio. Aún se conservan hoy algunas de las piezas utilizadas por nuestro Fundador.